3 de febrero de 2023

Justo ahí

Desde el jardín
de Jerzy Kosinski.

Chance es un jardinero analfabeto cuya naturalidad y sencillez encandilan a todos. Por azar (chance) conoce a un hombre poderoso y poco a poco, gracias a sus interacciones inocentes y aparentemente cargadas de sabiduría, su popularidad va creciendo.

Jerzy Kosinski plantea un texto interesante que se apoya en la ingenuidad de todos los personajes para salir adelante, algo que no es 100% creíble y que requiere una suspension of disbelief considerable, pero que funciona bien. Un ejemplo de esto es que e
l protagonista habla literalmente de su jardín y la gente interpreta que son metáforas sobre la sociedad y la nación. Inverosímil pero simpático. 

En el fondo lo que ocurre es que la literalidad, elusividad y pasividad de Chance son interpretadas como atributos profundos, misteriosos y sabios. A nivel social, podríamos decir que la gente da por hecho que alguien que alcanza una posición de poder y gana popularidad no puede ser tan literal y simple en sus ideas.

El referente conductual de Chance es la televisión y siguiendo lo que ve en ella consigue dar en el clavo en cada situación. Supongo que Kosinski asocia la figura de Chance con un ser vegetal, una planta con capacidad de observación, de ahí que agrade a todo el mundo. Se podría decir que es un espectador de todo, no un participante verdaderamente activo de la realidad, y eso hace que fluya con las circunstancias y resulte ameno y cordial.

La novela se lee con mucha facilidad y aunque requiere bastante fe por parte del lector, presenta un personaje encantador y una narración precisa que juega con ideas atractivas.

1 de febrero de 2023

Chuminami

La gran ola
de Albert Pijuan.

leí 143 de 255
hay mucho que leer y tempus fugit
la propaganda de la parte trasera del libro habla de "virtuosismo estilístico"
julià guillamon de la vanguardia dice "su estilo es como una gran marea verbal"
esta reseña va sin puntos ni mayúsculas ni comas porque soy tan guay como albert pijuan
no hay confusión posible
imito a las olas
lo que el autor ofrece aquí no podría considerarse estilo
la prosa es tan descuidada que parece inspirada en la fotografía de una película de realismo social o mumblecore en la que la cámara se lleva al hombro y no se buscan encuadres artísticos
el problema es que esto en el cine es un recurso voluntario que cumple una función estética y aquí más bien es un desaliño porque sí
es decir, la prosa es mediocre por incapacidad, no por voluntad
la trama se sostiene hasta el ecuador y gracias, dado que los personajes suelen ser desagradables y hay un tufillo a marujeo de sobremesa que es difícil de soportar
se viene spoiler
la falsedad:
por muy malvado que uno sea, si alguien te salva la vida, tu primera reacción será estar agradecido
en esta novela los personajes esquivan la muerte y para celebrarlo apalean y encierran a su salvador
¿per què?, supongo que para el autor es necesario que los personajes residan en el negro y todo lo demás sea blanco, que haya una división clara entre bien y mal por si algún lector se pierde
no entiendo los cambios entre tercera y primera persona, no sé si pijuan cree que su novela es más rompedora por esto
he leído en alguna parte que aquí hay una crítica al capitalismo y a la clase alta
no sabía yo que con presentar personajes ricos que son desagradables era suficiente
así de fácil es hacer literatura en españa
incluso llevarse premios
y hago un crossover: 
me gustaría saber qué pensaría el señor rubén martín giráldez mientras la traducía, teniendo en cuenta lo que escribió en magistral (comentada aquí)

30 de enero de 2023

Refill please

Departamento de especulaciones 
de Jenny Offill.

Novela que pivota alrededor de las relaciones de pareja, la familia y la maternidad incluyendo hechos históricos, curiosidades y anécdotas a través de párrafos relativamente inconexos y con pasajes sobre el espacio como contrapunto expansivo.

Offill nos brinda una obra con la que es muy fácil conectar, sobre todo si se tienen hijos. Me la leí de una sentada. Está muy bien escrita y aunque algunos fragmentos puede que sean excesivamente oblicuos, en general me ha parecido estupenda. Un cóctel perfecto de humor, ternura, emotividad e inteligencia, dándole valor a los pequeños momentos de la vida al mismo tiempo que logra sacarnos de la cotidianidad y llevarnos más allá.

La autora es inteligente porque añade frases de figuras históricas para engrandecer su relato familiar, para elevarlo a nivel intelectual, y además consigue mantener el sentido y enganchar con una estructura fragmentaria, algo que no suele ser sencillo. Altamente recomendable.

28 de enero de 2023

I like the way you work it... no dignity

Los restos del día
de Kazuo Ishiguro.

¿Acaso una reseña de un libro no representa los restos de una lectura?

Se menciona que la falta de drama o de espectáculo es lo que hace que el paisaje de Inglaterra sea majestuoso. La tierra sabe que es bella y no necesita gritarlo. Algo similar le ocurre a la novela, para bien y para mal.

La prosa está perfectamente calibrada para encajar con el personaje. De hecho, l
a mayor virtud de la obra es que la narración del mayordomo da forma a su personalidad, pero el ritmo que esta impone es contraproducente para una historia que de por sí resulta algo seca.

Los dos primeros capítulos son interesantes porque Ishiguro crea un personaje/narrador que exuda encanto por su compostura, nobleza y elocuencia. El tercer capítulo es más pesado. El autor se explaya en detalles irrelevantes que frenan el poco impulso que tiene la historia. Por lo general, interés y hastío se van turnando.

La dignidad es el aspecto clave que define a un buen mayordomo, aunque la dignidad del protagonista (aviso de spoilers) es en realidad lealtad ciega. Una persona digna discutiría la decisión de echar a las dos mujeres judías o que el Lord esté de lado de los nazis. Así, la misma cualidad que hace que sea un gran mayordomo deja entrever una personalidad problemática, lo que le da cierta riqueza al personaje.

Al final, tengo el corazón partío, porque veo las virtudes del libro (prosa exquisita que moldea a un personaje que a su vez resulta cautivador), pero tiene muchos tramos aburridos y da la sensación de que con estos elementos se podría haber conseguido algo más significativo. 
Creo que esta novela agradecería mucho una segunda lectura. Me queda un regustillo agridulce un tanto extraño, como si una parte de mí sintiera que algunos rincones del texto se han quedado sin iluminar.

26 de enero de 2023

El condensador de fluzo

Zona
de Geoff Dyer.

Diario analítico del visionado de Stalker, de Andréi Tarkovski, por Geoff Dyer. Realmente no sé si este ensayo me ha gustado por el aprecio que le tengo a Stalker o por lo que logra el escritor en el papel; seguramente un poco de las dos cosas. Lo cierto es que, pese a algunos defectos, me ha parecido una experiencia interesante que recomendaría a cualquier fan del director ruso.

Quizá lo más cuestionable de Zona es que Dyer se ve obligado a incluir infinidad de citas y anécdotas (digresiones) para que el libro salga adelante y a veces se va por las ramas. Tampoco entiendo 
por qué tiene que haber tantas notas a pie de página y tan extensas, en lugar de un flujo constante de texto. Esto muchas veces corta el ritmo de forma brusca, aunque uno acaba acostumbrándose.*

En definitiva, es un texto original en el que Dyer demuestra una percepción aguda y algo de humor. Me quedo con el fragmento en el que afirma que "el rasgo más distintivo del arte de Tarkovski [es] la sensación de la belleza como fuerza".


*Quizá el objetivo es plantear algo totalmente opuesto a lo que propone Tarkovski con esa idea de "esculpir en el tiempo" que da peso a cada plano y hace que su obra sea única. Creo que la dispersión de Dyer se aleja mucho de lo que el director busca en sus películas, pero cumple como mosaico formado por las numerosas referencias que una película tan sugerente como Stalker despierta.

23 de enero de 2023

El cobrador del fractal

Ultrameta
de Douglas Thompson.

Esta novela despertó mi interés debido a su rareza. Leí algo sobre su estructura intrincada y la complejidad de los fractales y decidí hacerme con ella.

Intentando ensanchar mis horizontes culturales, tropiezo, muchas veces. Ante tanta obra simple y convencional, uno tiende a idealizar la extravagancia, olvidando que esta no es sinónimo de calidad.

En Ultrameta nos enfrentamos a una prosa algo tosca y a un contenido que no está a la altura de las ambiciones del autor. Se soporta bien unas 80 páginas, hasta que Thompson empieza a introducir cosas de Ícaro, romanos, druidas, etc. Este mejunje de elementos me sacó por completo de una historia que ya de por sí es elusiva y difícil de digerir por la cantidad de narradores y personajes que despliega.

La sensación es que Thompson ha puesto mucho esfuerzo en plasmar con fidelidad las imágenes que se formaban en su cabeza y ha pensado que la acumulación de esas imágenes es capaz de crear un libro cautivador, sin apenas ofrecer una historia clara, disfrute estético o algún aspecto enriquecedor.

A las 114 páginas abandono este sueño supuestamente fractal cuya fractalidad no aporta nada. Por lo general, el énfasis en la estructura suele generar obras distantes con las que es difícil conectar a nivel emotivo. Es el caso.

Esto no es una reseña fractal.

20 de enero de 2023

Volare oh oh

París era una fiesta
de Ernest Hemingway.

Memorias de Hemingway sobre su estancia en París en los años 20. ¿Y sólo cuenta con algo más de 120 páginas (edición en inglés de Arrow Books)? Creo que es uno de los pocos casos en los que el libro pide a gritos más extensión. Tal como está, parece una obra inacabada o que se ha hecho con prisa. Aunque esta percepción también se debe a la falta de densidad de la propuesta.

No cabe duda de que es un libro escrito con precisión e ingenio y que tiene cierto interés por lo que fue Hemingway y por sus interacciones con otros escritores de renombre. Para mí el problema es que es un sí y no constante. Funciona a ratos y dista mucho de ser un texto genial o memorable.

Más allá de los cotilleos sobre otros escritores y de algún estallido de elocuencia, este texto tiene poco valor. Entiendo que Hemingway no tenía pretensiones de ningún tipo a la hora de escribir esto, pero en general, deja mucho que desear.

18 de enero de 2023

Sports-man-ship

El periodista deportivo
de Richard Ford.

Te digo yo que un estoico no la aguantaría. Ja + ja + ja. Típica novela en la que te cuentan hasta de qué color son los calcetines de los personajes y dónde los compraron, años ha, en los viejos almacenes del tío Roy que se divorció de Gretchen después de la guerra, en un pequeño pueblo de Ohio, donde el viento sopla con fuerza y sacude a los árboles como en ningún otro lugar del país. Tras 40 páginas, el aburrimiento es extremo. 80 páginas y empiezan las arcadas, y en lugar de acercar el barreño, alejo el libro. Qué falta de respeto. Poquita cosa sobre deporte. Mucha reflexion genérica y sobredosis del pasado de los personajes. Curioso que el propio protagonista diga que cuando lee una novela, las partes sobre el pasado de los personajes se las salta o le hacen dejarla. Aquí Ford consigue que el lector lleve esto a la práctica con excelsa habilidad.

16 de enero de 2023

RuBen Marcus

Magistral
de Rubén Martín Giráldez.

Artilugio ensayístico/ficcional en el que Martín Giráldez escupe a la cara del lector lo que opina sobre el panorama literario español, el lenguaje castellano y la traducción. Pero ese escupitajo no es orgánico y cristalino cual baba de bebé, sino oscuro, viscoso y de trayectoria dudosa, es decir, Rubén tiene tanta rabia acumulada que en el gapo se ven trocitos de sus tripas (bien), pero a su vez ansía innovar (superar la ranciedad que emana el escritor español medio) y esto hace que una vez escupido, el líquido chorree por su barbilla sin apenas volar por el aire para encontrar destinatario que le pueda sacar provecho (que abra su boca castellana y se lo trague con placer).

Hablando claro: la actitud de Martín Giráldez puede ser magistral, pero eso no es suficiente para que el libro lo sea. Todo es innecesariamente pedante y complicado y no pone sobre la mesa elementos narrativos significativos. El autor puede criticar la falta de esfuerzo de los lectores y su búsqueda de la sencillez (y estaría de acuerdo con él), pero no es necesario hacerlo con un texto so alambicated. De hecho, aquí está preaching to the choir (predicando para el coro, intentando convertir a los ya convertidos... ¿cómo lo traduciría Rubén?), ya que la gente que busca textos diferentes, más complejos, es la única que va a leer Magistral (aquí estamos).

El autor utiliza palabras raras y de creación propia para intentar asemejarse a Ben Marcus (como él mismo sugiere en el texto), pero no es más que un acercamiento burdo y simplón (típicamente español, hay que decirlo) a lo que propone este notable autor norteamericano. Además comete el error infantil (muy español) de creer que si uno remarca de forma consciente un aspecto aparentemente negativo de la obra (véase su pedantería o su narcisismo), esto pasa a ser un juego metanarrativo de valor incalculable.

Quizá lo más interesante es la cuestión sobre cómo el español (el idioma) no sirve para la literatura porque está desgastado por los juntapalabras de turno (Magistral intenta que el español tenga frescura, inspirándose en Ben Marcus, aunque no lo consigue) y cómo la traducción al español de Notable American Women (novela de Marcus, comentada aquí) es casi un acto de profanación.

Tomas falsas:
- Posible título del post: Rubén el Lóbrego (Jane Dark, traducción afectada que imita al libro).
- El inicio de la obra parece que usa un español rancio (¿es algo voluntario o es mi percepción?, ¿el texto que sigue como superación de esa ranciedad inicial?, no incluirlo por si acaso).
- Martín Giráldez habla de la recepción de la obra y de su calidad en el propio texto. Arrogante y demasiado autoconsciente (conectado con el jueguito meta, falsa trascendencia, ¿sirve para algo?).
- Felación a Ben Marcus en un intento de aproximarse a él, a ver si la obra se eleva por el mero hecho de contener su nombre entre sus páginas (suavizar el término "felación", estómagos sensibles).
- Se aplaude el objetivo y la actitud de Martín Giráldez, pero me temo que esto es un experimento fallido.

13 de enero de 2023

En medio del caos un can

En mitad de la noche un canto
de Jiří Kratochvil.

Escritor checo al que elogia Kundera en la solapa del libro. Me huele a Hrabal y similares. Lo cojo de la biblioteca. Siempre está bien alabarse entre compatriotas. Encuentro humor negro y surrealismo. Muy bien escrito y lleno de situaciones graciosas. Aunque también hay mucho caos y dispersión. Hilando fino: la naturaleza fragmentaria del texto funciona a ratos, dando color e imprevisibilidad a la narración, pero aumentando la confusión. En mitad del libro la cantidad de entropía es alta y el esfuerzo que uno tiene que hacer para domar el desorden es casi inhumano. Por momentos parece que es un libro de relatos al que se ha intentado dar forma de novela. Concluyo: el todo no está a la altura de la suma de las partes, esto es, los ingredientes, individualmente, son mejores que el plato final.

11 de enero de 2023

Dubravka saca la katana

Gracias por no leer
de Dubravka Ugrešić.

Ensayos sobre la industria del libro que presentan el lado más ácido de Dubravka Ugrešić, la autora no se corta a la hora de lanzar dardos contra el panorama literario. Este libro le parecerá muy jugoso a cualquier amante de la literatura que rechace la cultura de masas y la visión mercantilista. Y sin más dilación, algunas perlas:

- Ugrešić critica que la libertad y el derecho a expresarse sirvan como excusa para que todo el mundo produzca libros. Parece que no todo el mundo puede ser cirujano, pero sí escritor.

- Afirma que rara vez la calidad literaria coincide con el éxito económico. 
Ya no existe la división entre alta y baja literatura. Ahora hay libros que funcionan y libros que no. La realidad la dicta el mercado y los beneficios económicos, hasta el punto de que lo que determina el valor estético de una obra es el propio mercado, no los escritores o los críticos. Esto hace que predominen los libros para las masas y no los libros con voz propia y cierta complejidad, ya que los escritores, para abrirse paso, adaptan su voz a los designios del mercado.

- Menciona a Timothy Bewes que dice que la sinceridad ha sustituido al ingenio y a la sutileza como señal de credibilidad comercial. Y señala que se perciben las obras posmodernas como algo no sincero que requiere esfuerzo para ser comprendido.

- Destacar el capítulo sobre la cultura del entretenimiento y cómo afecta a la literatura, así como el que aborda el futuro del escritor. También me pareció interesante el de la globalización, que menciona que todo el mundo tiene voz y quiere expresarse, pero nadie escucha a nadie, y que el dominio cultural de EE. UU. hace que todos, de alguna manera, seamos ese país.

8 de enero de 2023

Tenis de sobremesa (FIN)

Peces y dragones
de Undinė Radzevičiūtė.

No sé si es más difícil sacar algo de provecho de este libro o escribir correctamente el nombre de la autora sin copiar y pegar. Esta novela se llevó el Premio Literario de la Unión Europea en 2015 (premio que se reparte entre varias obras de distintos países). Tras haber leído 60 páginas y pico me pregunto: ¿por qué ha visto la luz esto y cómo ha acabado entre mis manos? 

Undinė Radzevičiūtė (aquí he usado ctrl c ctrl v) alterna entre dos historias: una sobre una comisión china de hace tres siglos que habla de caballos y otra sobre una familia lituana y un show televisivo. En un primer momento, el tono ligeramente cómico y la peculiaridad de las situaciones entran bien... y ya. No hace falta avanzar demasiado para darse cuenta de que su aportación en términos literarios y de entretenimiento es mínima. Y eso que me encanta el ping-pong.

5 de enero de 2023

Debrief encounter

Un encuentro de dos
de Iris Hanika.

-Por algún motivo tenía este libro apuntado.
-Pero cuando lo viste en la biblioteca intuiste que no te iba a gustar.
-Sí, pero lo cogí igualmente.
-Y a las 50 páginas lo dejaste. ¿Masoquismo literario?
-A veces uno tiene que hacer viajes desagradables para saborear mejor los agradables.
-¿Gourmetismo literario?
-Qué voy a decir... me encanta explorar. Nunca se sabe dónde puede haber una joya oculta.
-¿Y qué le pasa a este libro?
-La autora se las apaña para que el romance central sea frío y distante, muy poco emotivo.
-Si las portadas hablaran...
-La prosa es algo tosca, el enfoque es empalagoso y hay demasiadas imágenes poco trabajadas.
-Un encuentro de dos... El título alude a algo prosaico, pero seguro que luego gracias a la visión magnánima de la autora se convierte en algo bellísimo.
-Va un poco por ahí... Lo peor es que el texto quiere ser poético pero falta sensibilidad y crear una atmósfera más íntima. Es muy evidente que Hanika se está esforzando al máximo para elevar una historia plana.
-Al menos el nombre de la autora es bonito.
-¿Te refieres al nombre de pila o al nombre completo?
-Al nombre con el apellido...
-Sí, suena bien.
-A las dos partículas.

4 de enero de 2023

Don Simon

Tríptico
de Claude Simon.

Tras abandonar a las 30 páginas, lo único que puedo hacer es recriminar a Simon las vastas y anodinas descripciones que lo cubren todo y que van de la mano de una prosa que sólo se puede definir como catastrófica. "La pareja se encuentra en una zona de penumbra al margen del cono luminoso que proyecta en la entrada del estrecho paso entre los muros de ladrillo un foco colocado en la cima de un poste metálico de viguetas entrecruzadas". Quizá la traducción tenga parte de culpa, pero es que hay muchos fragmentos verdaderamente horrorosos. Para colmo, los asuntos sexuales parecen escritos por un programa de ordenador, algún tipo de IA en estado beta que no sabe lo que son las emociones humanas. Tendré que leer otras obras del autor para solidificar mi valoración, aunque sólo sea para confirmar que el 
Premio Nobel de Literatura es una auténtica mofa.

2 de enero de 2023

El chico de la broza

Rosa candida
de Auður Ava Ólafsdóttir.

Un veinteañero viaja desde Islandia a algún país de Europa para arreglar el famoso jardín de una iglesia. Y mejor que se hubiera quedado en casa. Uno va pasando páginas esperando que ocurra algo trascendental relacionado con la espiritualidad, el eremitismo o la naturaleza, pero nada de nada, la autora se limita a moverse por superficies. Este es uno de esos textos en los que el lector espera y espera y al final no sucede gran cosa.

Lamentablemente, la sensación final es que es una novela inacabada, una especie de boceto inicial sin ideas al que se le han añadido palabras de relleno hasta completar el formato novelístico requerido. Llegas al tramo final del libro y parece que la historia todavía no ha arrancado. Y concluye y te rascas la cabeza intentando averiguar qué buscaba la autora. Su único mérito es conseguir que me la haya leído entera.

31 de diciembre de 2022

Pachín, pachín, pachín

Pachinko
de Min Jin Lee.

Desarrollo genealógico de una familia coreana en el Japón del siglo XX que plasma de manera notable la discriminación y las crueldades que sufrieron los coreanos en Japón en ese periodo (
incluso habiendo nacido en Japón, con padres japoneses, pero de origen coreano). He de decir que la historia, sobre el papel, es de las que no me suelen gustar, pero Min Jin Lee es una narradora magistral y uno sólo puede doblegarse ante su talento.

La historia está bien construida, tiene interés histórico y cuenta con personajes bien definidos y creíbles. La estructura narrativa funciona a la perfección y las conexiones entre personajes están estupendamente diseñadas y desarrolladas. La prosa no se enreda en trivialidades y los diferentes hilos logran un buen equilibrio. En definitiva, una obra muy recomendable.

Apunte con spoiler:

En la parte final del libro, el suicidio de Noa es un gesto que busca el efecto dramático, aunque refleja cómo, pese a tener más potencial que el hermano, él acabó haciendo lo mismo. Noa intenta ser japonés mientras que el hermano no renuncia a ser coreano, acepta su identidad y lo que viene. Min Jin Lee sugiere que hay que aceptar lo que uno es y no dejarse atormentar por lo que la sociedad opine de tus orígenes y/o que, por mucho que intentes esquivarlo, el destino siempre te acaba poniendo en tu sitio.

30 de diciembre de 2022

Hows in da house

Actress in the House
de Joseph McElroy.

Desconozco por qué el señor McElroy decide complicar y oscurecer la prosa y emborronar los diálogos y desordenar los acontecimientos para contar esta historia que en realidad no es una historia sino lenguaje, estructura, forma, palabras que van y vienen, fluctúan, brotan porque sí, palabras que en ningún momento arden ni vibran ni explotan, sólo prueban y experimentan, ejecutando posiciones y saltos y giros en el aire para dejar al lector con cara de tonto mientras McElroy, en un rincón de su casa, sentado en su sillón a la lumbre de la chimenea, se ríe entre dientes y se aplaude a sí mismo con las yemas de los dedos.

28 de diciembre de 2022

Rip Rip Hurra

El talento de Mr. Ripley
de Patricia Highsmith.

No suelo leer novelas negras porque tienden a reciclar fórmulas desgastadas y a ser poco nutritivas, pero esta me ha sorprendido gratamente. Claro ejemplo de que algo relativamente sencillo, bien ejecutado, puede ser tremendamente eficaz.

La historia te atrapa por completo y esto se debe en gran parte a la precisión narrativa de Highsmith y a su habilidad para crear un protagonista con algunas aristas, esquivando los extremos de villanidad introduciendo elementos amenos que acompañan a sus impulsos violentos. Esto a su vez le da una pátina de autenticidad al conjunto.

Todo funciona perfectamente hasta que llega el final (spoilers a continuación). La novela acaba de manera muy falsa, con Tom siendo el heredero de Dickie sin levantar sospechas, como si todos fueran incompetentes y sin tener en cuenta que su muerte no está confirmada y, por tanto, que todavía no se podría llevar a efecto el testamento. Esto es un pequeño punto negro en una novela que si bien no es trascendental, sí que tiene virtudes y cumple como entretenimiento.

26 de diciembre de 2022

Poor Economics

Repensar la pobreza
de Abhijit Banerjee y Esther Duflo.

Ensayo sobre la pobreza que indaga en ciertos aspectos que suelen pasar desapercibidos a la hora de intentar abordar los problemas asociados a ella. El libro comienza bien, siendo bastante revelador y aportando suficiente información, pero poco a poco 
se va volviendo espeso y plomizo. El problema es que te da una de cal y otra de arena, alternando entre cosas interesantes y cosas obvias, y la narración tampoco ayuda demasiado a pasar páginas. A veces también se pierde remarcando una y otra vez lo mismo sin necesidad.

Apuntes en crudo:

- Hablan de la "poverty trap", bloqueo que sufren los pobres por ser pobres y que les impide prosperar. Hay gente que cree en ella y otros que no.

- Los pobres, cuando se ven con más dinero, no lo gastan en aumentar su ingesta de calorías, sino en calorías con mejor sabor o incluso cosas que les ayuden a escapar del aburrimiento (radio, tele, etc.).

- La calidad de los nutrientes es importante y nutrir mejor a los niños hace que en un futuro sean más fuertes e inteligentes y ganen más dinero. Quizá lo que necesiten no es grano barato sino nutrientes de calidad (es una cuestión de calidad no de cantidad).

- Importancia de la educación y la sanidad. En los países pobres, los profesionales de estos ámbitos faltan bastante al trabajo y transmiten incertidumbre a la población. Además, las familias pobres, como ven que la educación no les sirve para mucho en su día a día, no le dan importancia.

24 de diciembre de 2022

Eggs, Benedict

El fin de la soledad
de Benedict Wells.

Libro tan aseadito como plano, con una prosa competente y un manejo aceptable de las elipsis, pero con un aroma excesivamente convencional y hasta repipi en algunos tramos. Quizá lo peor de todo es que parece que el único recurso que tiene Wells para golpear emotivamente al lector es la tragedia personal. Desapariciones, accidentes, suicidios, enfermedades... el pack completo para tocar la fibra al mayor número posible de personas sin pensar demasiado.

Mención especial (con spoiler) para el desarrollo cochambroso que se le propina al personaje de Jules, un tipo que parece observador y sensible, pero que acaba dándole la pistola a Romanov para que se suicide, todo ello sin que aparezca ningún remordimiento. Después de ese desliz, el personaje pierde credibilidad y la novela se va desmoronando a la misma velocidad que él.

22 de diciembre de 2022

Corpus

La transmigración de los cuerpos
de Yuri Herrera.

Una enfermedad letal se ha extendido por la ciudad y las autoridades recomiendan quedarse en casa. Nos suena bastante. Esta es la premisa de la novela y aunque no acaba cogiendo demasiado cuerpo (Herrera tiene otros cuerpos de los que encargarse), sí que asiste a la trama de forma más o menos digna.

Lo más importante que hay que decir aquí es que Yuri Herrera escribe de maravilla y tiene una expresividad al alcance de muy pocos escritores. El narrador establece un tono cómico con expresiones poéticamente campechanas ("folclóricamente poéticas" dije aquí) que funcionan a la perfección. Eso sumado al lenguaje coloquial mexicano hacen que la narración sea verdaderamente única y consiguen que una historia que a priori no es nada del otro mundo, resulte estimulante.

21 de diciembre de 2022

De un hilo fantasma

Pendiente
de Mariana Dimópulos.

Después de leer 40 páginas, le tiro el libro a las arañas para que le saquen algo de provecho a la celulosa. Aquí hay una desconexión entre párrafos y una indefinición generalizada que, siendo evidentemente voluntarias, me parecen terriblemente contraproducentes, impidiendo que el lector se enganche a la historia y los personajes. La sinopsis que ofrece la parte trasera del libro es más clara que lo que se presenta en el papel.

19 de diciembre de 2022

Onirismo mágico

Our Ecstatic Days
de Steve Erickson.

Se me muere el libro en las manos a las 200 páginas, a poco más de 100 para llegar a la meta. El inicio me pareció sobresaliente, con ese miedo a la mortalidad de los hijos y su oda a la maternidad y con el intrigante misterio del lago que no para de crecer. Steve Erickson hace gala de una prosa exuberante, creando un tejido de simbolismos bastante sugerente, plagado de recursos narrativos poco convencionales.

El problema es que las innumerables capas de simbolismos y extravagancias acaban agotando y la falta de claridad y de hilos narrativos más definidos coagulan el flujo sanguíneo de la obra. Falta equilibrio entre el vacío y el dónde agarrarse. Los recursos que despliega son interesantes, pero por sí solos no hacen que el conjunto merezca la pena. Tampoco tiene demasiado impulso más allá de la fascinación que puede despertar su cualidad onírica. Si dejé de leer es porque alrededor de las 200 páginas, da la sensación de que Erickson pierde el control de la historia y empieza a dispersarse, repitiendo ideas o añadiendo elementos estrafalarios que no aportan nada.

Observaciones con spoiler:

- Utiliza un recurso muy interesante que nos transporta hasta el final del libro con una sola frase larga que recorre todas las páginas. Transmite a la perfección que la protagonista está suspendida en el tiempo y el espacio con sus ensoñaciones, que le impiden distinguir entre realidad y sueño. De hecho, ella dice que nunca ha soñado, pero quizá es porque sus sueños se solapan a la realidad, no son divisibles.

- Tokio y Los Ángeles como ciudades espejo, separadas por un océano, el agua como línea de simetría.

17 de diciembre de 2022

Centeno irisado

La visión integral
de Ken Wilber.

Ensayo sobre un modelo que nos ayuda a ver el mundo de manera integral. Para ello Ken Wilber nos inunda de cuadrantes, niveles, estadios, tipos, etc., y todo acaba siendo tremendamente racional y esquemático y muy poco espiritual y sensorial. Curioso que un libro sobre la visión integral sea tan poco integral.

Básicamente, estoy de acuerdo con casi todo lo que propone el libro, pero disconforme con la manera en la que se presenta. En general, es un texto muy repetitivo, que mastica los mismos conceptos una y otra vez, y que parece empeñado en acuñar términos, crear gráficos y etiquetarlo todo, pero sin dedicar suficiente tiempo en indagar de verdad en las ideas o en explicarlas con detenimiento. Todo es demasiado cerebral y unidimensional.

14 de diciembre de 2022

Percival X

X
de Percival Everett.

El título original de este libro es Erasure, que según lo que plantea Everett hace referencia a cómo un escritor negro como él tiene que desprenderse de su identidad real para encajar en los estereotipos que la sociedad espera de él. Así, el autor/narrador/protagonista se desmarca de la típica historia sobre la experiencia negra del gueto y de los objetivos de la literatura posmoderna, creando algo relativamente realista y propio, alejado de los discursos sobre la raza y la posmodernidad.

De hecho (sigo con spoilers), sólo se viste de intelectual o de negro para sacar beneficio: da una charla en un congreso para que le salga gratis el viaje a Washington y escribe una novela típica sobre el gueto para ganar dinero. Everett introduce esa novela dentro de la novela, como gesto sarcástico, y acaba vendiéndola por un dineral, pero ¿es aceptable meter 100 páginas de morralla para hacer la gracia? De igual manera, introduce la charla del congreso, que es una versión del capítulo X de S/Z de Roland Barthes; un mejunje confuso y pretencioso tan difícil de justificar como la inclusión de la novela del gueto.

Puedo admitir que las ideas que plantea Everett son válidas y se pueden saborear mentalmente, sobre todo las cuestiones identitarias y morales asociadas al proceso creativo (un escritor negro no tiene por qué escribir sobre "la experiencia negra", ni tiene que adaptarse a
 las corrientes sociales y literarias del momento). Por desgracia, el proceso de lectura es poco disfrutable, de ahí que la novela se quede en un territorio intermedio de tintes grisáceos y no sea totalmente satisfactoria. Everett tiene un problema desde el momento en el que la novela insustancial que introduce a modo de chiste burlesco fluye más que la supuesta novela real que le representa de verdad.