1 de septiembre de 2014

La vieja'l visillo

Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

Le eché un par de huevos y llegué hasta la página 336 de 504. Una vocecita, desde atrás (la parienta), me decía: "ya que estás ahí, acábalo" (la misma vocecita que al cogerlo me advirtió: "te va a parecer un coñazo"). Imposible terminarlo. Y mira que las primeras 100 páginas me parecieron muy buenas. Un estilo muy fluido, con una conexión muy suave entre el hilo principal y las digresiones y una fragancia poética bastante agradable. Algo confuso el tema de los nombres, pero entiendo que el fin es representar esa herencia y esos lazos familiares que intentan sobrevivir al tiempo. Creo que el texto arranca con mucha magia y un halo poético deslumbrante (el aislamiento de Macondo, los gitanos trayendo inventos, la ciencia que no llega al lugar, etc.), pero esa magia se va difuminando poco a poco con el entramado familiar que plantea el autor y la inundación de guerra y política. De repente todo se centra en el ir y venir de los personajes, sus relaciones, sus hijos, el primo, la madre que lo parió... y lo poético/mágico apenas tiene rendijas para dejarse ver entre tanto marujeo. No sé si la idea es que la magia desaparece con la llegada de la guerra y la política, pero eso no justifica el aburrimiento que produce. Es una obra bien escrita, con un manejo excelente de la digresión y de otros recursos narrativos, pero más allá de ese árbol genealógico hecho literatura, no percibo nada más. ¿La soledad? ¿La soledad qué? ¿Dónde?

13 comentarios:

  1. Se dice que Borjes dijo de esta obra: "le sobran cincuenta años". Eso dicen. A mi me gustó mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si toda la culpa es del tiempo, pero obviamente, es algo que influye.

      Eliminar
  2. A mí también me gustó bastante, pero al mismo tiempo entiendo muchas de las críticas que se le suelen hacer.

    ResponderEliminar
  3. A mí me gustó mucho, es una de esas obras en que creo la calidad conecta con el gran público, pero es cierto que va a menos

    ResponderEliminar
  4. Con esta has alcanzado, Condón, una de las cotas más altas de tu ignorancia y falta de paladar literario.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja,aj¡¡....ja, ajj, aj... ay, que me atraganto de la risa...
    Que tío más ceporro!

    ResponderEliminar
  6. Pesao el anónimo este....

    A mí también me gustó mucho pero entiendo a quien no después del despliegue del realismo mágico a modo de presentación de los personajes se estanca un poco, soy del club de los que piensan que el libro va a menos aunque creo que al final hay un repunte. La última frase no he sido jamás capaz de olvidarla. Un abrazo condon.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de buscarla. No está mal. A mí el texto no me transmitió algo sólido sobre la soledad, quizás pequeñas pinceladas, pero entiendo que al final seguramente todo camine más hacia esa idea.

      Eliminar
  7. Bueno. Si te dejaste un buen pedazo sin leer ¿cómo vas a encontrar la soledad? Al principio, todo está lleno de gente, luego se va vaciando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy interesante lo que dices. Esto abre las puertas a que lo retome otra vez e intente acabarlo.

      Gracias

      Eliminar
  8. Lo has clavado. Te lo firmo 100%: esas primeras páginas tienen su no sé qué, pero después aflora la vena colombiana y esto se convierte en una especie de telenovela cansina. Ese comienzo con el aislamiento del pueblo, los gitanos, el padre soñador.. prometía mucho. Lástima.

    ResponderEliminar