3 de abril de 2014

Querido bibliotecario...

Signatura 400 de Sophie Divry.

Grata sorpresa. Muy entretenido. Fluye mucho. Se lee enseguida. Una bibliotecaria se encuentra a un tipo que se ha quedado dormido en el sótano toda la noche y descarga sobre él un monólogo-torrente-verbal a lo Bernhard (entiéndeme). La prosa es arrolladora y tiene bastante humor. A pesar de ser una obra muy corta, hay varias reflexiones circulando. Combina muy bien la situación sentimental, los detalles sobre el trabajo de bibliotecaria, el plano histórico y la crítica hacia el mundo de los libros. No presenta una gran carga de contenidos, ni es especialmente emotivo, pero me ha gustado mucho, es un texto con ciertos destellos de genialidad. Hará las delicias de cualquier amante de los libros.

4 comentarios:

  1. La referencia a Bernhard me llama. Apuntado queda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente, no es Bernhard, pero el estilo es parecido.

      Eliminar
  2. Suena bien. Será tal vez una ayuda para que los lectores de dentro de un siglo puedan hacerse una idea de qué coño era una "biblioteca"
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Desde que no se insulta y los comentarios son racionales y bien pensados; desde que se promueve el debate inteligente, este blog ha perdido mucho....

    ResponderEliminar