13 de febrero de 2014

Riseña de la nivola

Niebla de Miguel de Unamuno.

Augusto, protagonista, con un nubarrón por mente, abre el grifo y lanza una lluvia de reflexiones al lector, quedándose bien a gusto. Estilo veloz, se lee rápidamente. Prosa correcta, evitando atascos, repartiendo regalos a veces. Temática: hombre que idealizando amorosamente a una mujer, activa su dispositivo del amor y es capaz de enamorarse de todas. Errores y aciertos. ¿Eh? Por un lado ese chaparrón de reflexiones resulta interesante porque da riqueza al texto y produce cierta efervescencia cerebral, pero por otro lado, muchas veces el trazo es vago y la mayoría de ideas se quedan en mero esbozo, sin profundización, el autor un crupier que va repartiendo cartas sin saber lo que hay en ellas. ¿Error? Estoy seguro de que esa superficialidad es voluntaria y sirve para elevar la niebla, pero inicialmente, sin haber digerido la idea principal del texto en su totalidad, puede resultar reprochable (el propio autor dice en el texto que hay que jugar con las palabras y confundirlo todo). Así, al principio la niebla se identifica con el pensamiento, que intenta analizar todas las cosas y comprenderlas, y con la idealización y confusión del enamorado, pero después evoluciona y transita caminos más oníricos. Se aprecia un impulso innovador que quiere descolocar al lector, desordenar, promover la indefinición, romper con lo establecido. Lo más interesante llega cerca del final, con el recurso metanarrativo, cuando el protagonista habla con el autor. Cuando Augusto le pregunta a Miguel si está soñando, éste le contesta que no está ni despierto ni soñando, lo que sitúa la novela en un punto intermedio entre el sueño y la vigilia, lo inconsciente y lo consciente, lo irracional y lo racional, el azar y el orden, rompiendo así la dualidad. En mi opinión, Unamuno utiliza el término nivola para desmarcar su novela de las normas y de la tradición de realidad que suele acompañar a casi todas y colocarla en un plano especial, intangible, indefinido. A través de lo metanarrativo Unamuno traspasa las fronteras de la ficción y consigue que el lector despierte en pleno sueño (que sea consciente de que está leyendo una novela), que viva una vigilia dentro del sueño que es la novela y la literatura en general. Más tarde, cuando el autor se plantea matar al protagonista, éste último, en sus ansias por vivir, dice "también usted se morirá [...] ¡Dios dejará de soñarle!". Aquí vemos que el autor establece una conexión donde el escritor es un dios, pero también donde el propio Unamuno existe porque alguien le sueña. Cuando Unamuno produce la obra, la "sueña", los personajes existen porque él los "sueña" (reflexión sobre el acto creativo y la existencia). Unamuno ya murió, sin embargo, es inmortal a través de su obra porque el lector sueña a los personajes y a través de ellos a él. La confusión, la niebla, consiste en que vida y sueño, realidad y ficción, son lo mismo (el enamorado, aun idealizando a la amada, siente de verdad, por lo que su sueño es real). Unamuno busca la eternidad y consigue ser inmortal gracias al lector. Convierte al lector en un dios creador, ya que la vida de los personajes y del propio Unamuno depende de que algún lector lea su obra y los sueñe.

11 comentarios:

  1. Excelente crítica. Supongo que las hecho así porque te ha apetecido y no por hacerles una concesión a tus detractores. ¿O no?. Para tu tranquilidad decirte que no tienes que demostrar nada. A nadie. El que te tenga que pillar el punto que lo haga. Y el que no, pues, igual, a su aire y a trtar de no haserse líos. Ese es el segundo hito para alcanzar el equilibrio: "no hacerse líos". El primero: "conseguir estar tranquilo" y el segundo: "no hacerse líos".

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, una reseña que invita a conseguir el libro y leerlo. Otro para la buchaca.

    ResponderEliminar
  3. Julian , le haces flaco favor a tu amigo y a mi querido enemigo. Lo que dices viene a signifcar que solamente hace críticas excelente cuando hace concesiones a sus detractores.

    En mi opinión esta es una de las recensiones más trabajadas de las que he leído de Condón. Abre caminos para el debate sobre un autor que era todo contradicció, cuyo espiritu siempre estaba en guerra.
    Unamuno es grande y al mismo tiempo mísero. Esa dualidad es producto de su afan por la gloria y de la búsqueda de una verdad que jamás encontró. De ahí que a mi su personalidad y su obra me parezca tan atractiva y sugerente.

    Jon Juaristi publicó el año pasado una biografía extraordinaria, que recomiendo a mis amigos y a mis enemigos.

    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  4. Unamuno es un autor bastante antipático, excesivamente adulado, y, en mi opinión, un pestiño en casi todo lo que escribía.. aunque "Niebla" es, pese a ello, una de las grandes obras de la literatura universal.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, y "San Manuel Bueno, mártir", otra. Al fin y al cabo, no está mal: tener dos obras entre las 20 mejores novelas españolas de todos los tiempos.

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja... la reseña es más larga que todo lo que el condon debe haberse leído del libro...

    ResponderEliminar
  7. Cuantos más elementos relevantes tenga un libro, tanto positivos como negativos, más extensa será la reseña.

    Posiblemente la calidad de las reseñas va en función de la calidad del libro, pero a veces la cantidad de fallos/aciertos también genera más contenido y la reseña se hace más extensa.

    ResponderEliminar
  8. Hasta el momento no he leído nada del autor, y tampoco tenía nada en mente. Creo que es una buena manera de probarle, con este libro que suena tan bien y tan lioso al mismo tiempo.

    ResponderEliminar
  9. Unamuno es uno de esos autores de los que oí hablar en el colegio, por tanto la pereza es nivel mastodonte..

    ResponderEliminar
  10. Una de las peores reseñas que he leído... más que lectura crítica me recuerda a los comentarios de texto que había que hacer en el COU

    ResponderEliminar