11 de febrero de 2014

Can't

¿Fue él? de Stefan Zweig.

Novela corta. Prosa correcta. Hay dos fallos que empañan el resultado final. El primero es que es un texto muy previsible, desde que aparece el can se sabe lo que va a suceder. El segundo es más grave: la inverosimilitud. Durante toda la novela Stefan se esmera en crear un personaje muy meticuloso y muy atento y al final, de repente, éste actúa de una forma totalmente opuesta a como viene haciendo todo el relato. Y no es que presente las antípodas de un comportamiento particular, es que la situación que genera el autor resulta inverosímil hasta entre personas normales, con unas capacidades mínimas de sensibilidad y atención. Gran decepción.

10 comentarios:

  1. No la he leído, pero no me extraña. Zweig era mucho mejor biógrafo y escritor de no-ficción que novelista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Momentos estelares de la humanidad" es buenísima.

      Eliminar
  2. Al menos te la has terminado. Eso, en sí mismo, ya es un punto a favor de la novela. En todo caso yo de momento no tengo queja con Zweig, así que para evitar bajarle del pedestal en que le tengo evitaré este libro en concreto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me la leo entera es que no está mal escrita y entretiene en cierta manera.

      Eliminar
    2. Se la ha terminado porque es una novela corta. Si dura más de 30 páginas a éste le empiezan a doler las meninges y empieza a buscar excusas para no acabarlo

      Eliminar
    3. Justo lo que me pasó con "El arco iris de gravedad", "Los reconocimientos" y "La broma infinita".

      Eliminar
    4. Será que leíste las solapas

      Eliminar
  3. "El autor quiere que el lector se esfuerce, que se concentre "más de 30 segundos en una obra de arte" y por eso enfanga el ritmo, hace que el estilo y la trama sean pesados en algunas partes."

    "Más de mil páginas de texto hiperconcentrado, con descripciones milimétricas. El autor quiere que el lector se esfuerce porque en los tiempos que corren nadie se para a analizar o a observar detenidamente, se busca la satisfacción inmediata. Ese placer instantáneo surge como antídoto ilusorio a cualquier conflicto interno, así en vez de hacer un ejercicio de introspección, de concentración en uno mismo para solucionar el conflicto, uno lo evita dejándose llevar por las diferentes fuentes de entretenimiento como pueden ser la televisión o las drogas."

    "Referencia a Proust, que usó 20 páginas para describir cómo una persona se daba la vuelta en la cama. Wallace usa 20 páginas para describir cómo unas personas dan la vuelta a un colchón. Ambas descripciones aburren. La gracia está en el esfuerzo que hace uno para soportar esas páginas. La obra de Proust se llamaba En busca del tiempo perdido."

    Estos son algunos extractos de la entrada sobre "La broma infinita" de Foster Wallace de David Foster Wallace escita por Condonumbilical

    (Como puede comprobar quien siga este blog, las filias y las fobias del autor del mismo causan abundantes diferencias de criterio y contradicciones a la hora de comentar según qué obras, lo cual, dicho sea de paso, no está ni bien ni mal. Es, sencillamente, literatura )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si leyeras la reseña completa y entendieras lo que quiero decir y lo que dice Wallace....

      Wallace pone el tedio prosístico al servicio de una idea, cosa que tus amigos Benet, Laforet, Díez, etc., no hacen. Generar aburrimiento para criticar el entretenimiento creo que es plausible. Generar tedio porque no se sabe escribir es de mal escritor.

      Pero vamos... tanto que presumes de lecturas y de escribir bien y yo creo que no te enteras de nada.

      Eliminar
    2. Es verdad, no me entero de nada. Sin embargo tu sabes cuándo un autor te pide esfuerzo y cuándo no. Proust no pide esfuerzo, pide que le ninguneen, y Wallace pide esfuerzo, pide que le ensalcen, y tu le dedicas lo primero y te desvives en lo segundo, para poder darle cuerpo a una curiosa y misteriosa teoría que me gustaría que desarrollases con calma.

      Por cierto, a mí Benet no me gusta, pero jamás diría que es un mal escritor. De hecho Benet bebe de Faulkner, igual que Wallace, para que tu veas

      Eliminar