31 de agosto de 2013

Más allá del bien y del mal

El gran cuaderno de Agota Kristof.

Sin hacer mucho ruido: obra maestra. Prosa tan sencilla como bella. Una sencillez que no es gratuita porque complementa al contenido. Dos gemelos viven con su abuela en plena guerra, en plena pobreza. Inteligentes, fríos, calculadores, en ningún momento muestran sentimientos, como si no tuvieran emociones. Matan, roban, mueren sus familiares... y no sienten nada, pero al hacer el bien tampoco. En una parte del texto se menciona que son inseparables. La narración es en primera persona del plural lo que remarca esa unidad. Los gemelos representan dos opuestos, más concretamente, simbolizan la unión del bien y del mal, el yin y el yang. A lo largo del texto se aprecia que a veces son buenos y a veces son malos, siempre están en un punto medio, pero porque no son conscientes de lo que es cada cosa, no dividen la realidad en dos opuestos, y así el lector tampoco puede clasificar su conducta rotundamente. También hacen ejercicios como el de inmovilidad que funciona como símil de la meditación, como diciendo que se asemejan a los monjes. Además, como ellos mismos comentan, sólo están interesados en los hechos objetivos porque el resto no son verdades. La autora presenta la unión de esta dualidad arquetípica y nos dice que para estar más allá del bien y del mal hay que desapegarse del entorno, ser objetivo, no involucrarse emocionalmente, es decir, rechazar todo lo que nos hace humanos, sufrir una deshumanización. El final es muy interesante ya que ocurre algo que separa a los extremos haciendo que el lector dude de la veracidad de todo lo ocurrido anteriormente y por lo tanto, insinúa que la unión de bien y mal no es posible, que para que ambos extremos desaparezcan tiene que haber cierta falsedad o actitud cínica. Y me quito el sombrero ante la idea de que El gran cuaderno, al mismo tiempo que es una libreta en la que ellos van apuntando sus experiencias, es el libro que tenemos entre manos. La autora consigue que algo que está dentro de la historia traspase la barrera de la ficción y se convierta en algo aparentemente real, dando así más potencia a la propia ficción.

5 comentarios:

  1. Los libros que tratan de resultar deprimentes son innumerables. Éste es uno de los poquísimos que lo consiguen. Y con creces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no me resultó tan deprimente, quizás oscuro.

      Eliminar
  2. ¿Has leído sólo 'El gran cuaderno'? Lo comento porque yo leí 'Claus y Lucas' donde se encuentra toda la trilogía (esta es la primera parte, aunque ciertamente tiene un final que puede considerarse cerrado y que funciona estupendamente por sí solo), si te interesan las otras dos partes -'La prueba' y 'La tercera mentira'- con el crecimiento de los gemelos, que sepas que existen...
    Eso si, en mi opinión 'El gran cuaderno' es la mejor de las tres partes, todavía me acuerdo de aquella moza, Cara de Liebre, puse un fragmento que me impactó en mi blog...


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí por ahí que las otras dos no están a la altura y tampoco soy muy fan de las trilogías, pero gracias por la info.

      Eliminar
  3. Como Krust te aconsejo la trilogía, aunque es cierto que el más potente es 'El gran cuaderno'. Maravillosa, la Kristof. No se entiende que todavía no forme parte de eso tan arbitrario que es el 'canon europeo'.

    ResponderEliminar