30 de diciembre de 2008

En el país de las malvarillas

Secretos a voces de Alice Munro.

A-li-ce que rima con dulces regalices se empacha de altramuces, quieres comer perdices pero no dices más que heces. En canadiense sería Alice (Alis), quizá yo lea como un homo habilis, beba mucho en nochevieja y vomite bilis, con venus y marte en piscis, ¿y mis... ocho euros dónde están?... ¿en tu buchaca? pues hagamos un brindis.

Total que me he quedado en la página 211 (mira que es un buen margen, suerte que es de relatos). Es un libro de marujeo, que si Will y Sally están casados pero Will se enamora de Wendy y el amor se convierte en olvido y se te forma una pelotilla en el estómago que se llama Bruce y dice "oh dios mío, cómo duele" y Bruce confunde la comida con amor y cae rendido ante la coliflor que más que flor es col (¿quiere decir esto que se vuelve transexual? mira, pues puede ser) y tienen un hijo y lo llaman Cristóbal Col-ón y un día va con unos barquitos y descubre un trozo de tierra, empieza a nacer gente, se desarrolla y da escritores para parar un tren y uno de ellos (ella) crea esta mierda y pierdes tiempo y dinero y más tiempo redactando esto, pero al final te lo pasas bien.

4 comentarios:

  1. Jajajaja tienes el día cómico hoy ¿eh?


    Tendré que fiarme de los desconocidos (mientras no me den caramelos)

    Venga,va,hablame tu primero de ti :P

    ResponderEliminar
  2. Y no nosotros contigo. Y sí, te pregunto: ¿por qué esa imagen de rotas alas de mariquita? Podría ser el título de mi siguiente blog :P

    ResponderEliminar
  3. De fotografía o de la soñadora más soñadora de todas las soñadoras. Depende.

    ResponderEliminar