14 de octubre de 2008

Tócala

La pianista de Elfriede Jelinek.

La protagonista cae en la destrucción por culpa del control y la represión que su madre ejerce sobre ella. El argumento es algo básico y en el texto no hay demasiada variedad de movimientos pero no por ello deja de ser una gran obra. Lo más interesante es la oscuridad de su prosa y esas metáforas negras que le dan un toque mórbido a todo lo que sucede. Esa oscuridad te va envolviendo a lo largo de la narración hasta el punto de que parece que esos personajes algún día morirán. Una de las obras más oscuras que he leído y de las mejores.

Muy recomendable.

6 comentarios:

  1. lees mucho y lees bien

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja.

    No tienes ni puta idea de leer.

    Inútil!!

    ResponderEliminar
  3. Buena novela. Leí, en una entrevista a la autora con motivo de la película del Haneke, que había hecho una crítica a la falocracia de Austria y que era una especie de reivindicación feminista. En dicha entrevista da argumentos (sostenidos por alfiléres) que defienden lo anterior.
    La cosa es que cuando yo lo leí no veo lo que dice la autora, en fin, sí, se ve algo de crítica social, pero no precisamente contra el hombre (en todo caso contra la mujer). Se me ocurre que dijo esto por tocar los cojones a los ultraconservadores de su país que la tienen estigmatizada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alfileres. Detesto no poder editar.

      Eliminar
    2. La verdad es que no recuerdo nada que apoyara al feminismo en la obra. Creo que está más orientada hacia la represión materna o familiar que hacia un tema de géneros.

      Eliminar
    3. Sí, tampoco yo lo veo como crítica machista (y casi todo el mundo se ciñe a esto).
      La entrevista a la que me refiero:
      http://lucesdigitales.blogspot.com.es/2013/06/elfriede-jelinek-mi-escritura-mi-metodo.html
      También es posible lo de la represión materna.
      Si tuviera que encuadrarla como crítica social de su país: la madre sería la representación de la obsesión malsana por la música, que acaba por dejar a la hija incapacitada para relacionarse de forma normal. Creo ver, también, que hay una observación de las relaciones entre hombre y mujer: estamos condenados a no entendernos, parecer querer decir.

      Eliminar