1 de marzo de 2014

Gilichpollas

La muerte de Iván Ilich de León Tolstoi.

Abrimos los brazos para recibir a Tolstoi, siempre bienvenido. Novela corta que me dejó sensaciones contradictorias. Está claro que los dos primeros capítulos quieren hacernos entrar en calor, pero mayormente sobran. Nudo y desenlace están bien. Iván, frente a la inminencia de su muerte, reflexiona acerca de la misma. Descubre que toda su vida ha sido un error, que mucho forzar la mueca delante de los demás y poco hacer lo que realmente debería haber hecho. Llega a la conclusión de que si muere sufriendo tanto y relativamente joven es porque lo hizo mal en el pasado. Es un texto que cumple, no obstante, no me parece una gran obra. No analiza en profundidad las relaciones con los otros, sólo las esboza. Falta indagar más en la muerte, presentar un análisis más serio, más feroz, encarando a la muerte de verdad y desnudándola hasta que piel y huesos desaparezcan y el lector tenga que afrontar lo intangible.

16 comentarios:

  1. Alguna vez te has atrevido a escribir un libro?....con todo lo que sabes...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué tienen que ver las reseñas con "saber"?

      Eliminar
    2. Ni siquiera con saber leer...

      Eliminar
    3. Sin meterme en otras cuestiones, el contraargumento a una crítica del tipo: «prueba a escribir un libro», «prueba a hacer una canción» y etc., siempre ha sido bastante burdo, confian intrínsecamente al espectador a ser solo eso y consumir espectáculo de forma acrítica, por no quedarme en un simple: «decir eso es una soberana gilipollez».

      Eliminar
    4. Donde dice «ha sido» debiera decir «ha parecido» y donde dice «confian» debiera decir «confinan».

      Eliminar
    5. Lo bonito es que sí tengo un libro escrito :)

      Eliminar
    6. Dónde dice "decir eso es una soberana gilipollez" debiera decir "no sé escribir y además, no digo más que gilipolleces"

      Eliminar
    7. Ja, ja, ja, ja. OK. En cualquier caso no sabría mecanografiar; respecto a lo segundo, bueno, las mismas que cualquier otro pero argumentando y sin espuma en la boca. Saluditossss xD

      Eliminar
  2. Sr. Umbilical, hace tiempo no comentaba por aquì, pero la ocasiòn obliga: es usted un cateto de bandera. Quisiera parecerme un poco a usted, y asì vivir alegremente en la profunda ignorancia. Le aprecio.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. No creo que el propio Tolstoi la afrontara como una obra total. Para eso ya invirtió años y años en las dos obrazas que todos conocemos de sobra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anímate! Seguro que con 20 páginas de cada una ya nos haces una reseñica, total, conociéndote, es casi imposible que las termines, así que a qué esperar...

      Eliminar
  4. Hola. Hace poco he leído ese relato, y a mí (ignorante literaria) sí me pareció que se adentraba (para mostrar después) en las profundidades de la muerte, porque la muerte no es nada, nada más que lo que la rodea, e Illich está desesperado y, especialmente, solo en su desesperación. Nadie puede vivir con él lo que hay antes de morirse, eso es lo que nos convierte en seres solitarios sin redención y eso es lo que le hace a Illich pasarse tres días gritando (pensé, leí). ¿Cómo podría haberse indagado más en la muerte? ¿Qué esperabas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclarar que no considero que sea un mal libro.

      Creo que falta un acercamiento más oscuro y más reflexivo. El pensamiento de Tolstoi enfoca principalmente sobre el pasado y entiende que hay una especie de "karma" que le hace morir joven y sufriendo. Me parece poco profundo.

      "La pasión según G.H." de Clarice Lispector me parece un libro sobresaliente en este aspecto porque intenta capturar lo intangible. No es una obra tan centrada en el tema de la muerte, más bien reflexiona sobre la existencia en general, pero sí sobrevuela un aire mortífero.

      Profundidad sobre el tema de la muerte lo encontrarás en los ensayos y aforismos de Emil Cioran. "Las cimas de la desesperación", "Ese maldito yo", "Desgarradura"... Tiene una visión bastante pesimista. Te dejo una de mis frases favoritas. "Mi misión es matar el tiempo y la de éste matarme a su vez. Se está bien entre asesinos".

      Eliminar
    2. Anotados Cioran y Lispector. El primero tiene una pinta que te mueres (chiste fácil, perdón desde ya).

      Eliminar
    3. ¡Gracias por las recomendaciones!

      Eliminar